» Seguirnos Facebook Flickr Dailymotion

¿Dulce o salado?

La gastronomía de Clermont se puede saborear en toda su esencia en la cocina tradicional de Auvernia, elaborada con productos locales de la tierra. Esta cocina se retrotrae al siglo XIX, momento en que se generalizan el uso de la patata y la cría y engorde del cerdo. La charcutería fina de Auvernia, las “truffades” o los “aligots” son platos de renombre, al igual que los mundialmente afamados quesos de Auvernia, cinco de los cuales poseen la denominación de origen AOP (appellation d’origine protégée / denominación de origen protegida): Saint-Nectaire, “el mejor queso del mundo” en palabras de Alexandre Vialatte, Cantal, Salers, Fourme d’Ambert y el Bleu d’Auvergne.

Fruta confitada

El proceso de elaboración de la fruta en “pasta”, confitada y en mermelada es una especialidad propia de Clermont. Los campos de angélica que se cultivaban antaño en Montferrand son ya un lejano recuerdo, pero la producción de carne de fruta sigue siendo una tradición viva que se exporta al mundo entero.

La mermelada seca de Clermont-Ferrand ya era famosa en época de Luis XI. Era un regalo al que aspiraban todos los dignatarios que visitaban al rey. En 1629, el cardenal Richelieu, que se encontraba de paso, fue obsequiado con seis cofres grandes que contenían 133 “libras” de pasta de albaricoque. Más tarde, en Vichy, Madame de Sévigné puso de moda esta delicia. Pero la edad de oro para los confiteros fue, en realidad, el Segundo Imperio, particularmente gracias al duque de Morny, quien convirtió centenares de hectáreas en cultivos experimentales para implantar una fábrica de azúcar, la actual planta azucarera de Bourdon.

Vino

La elaboración de vino existía ya en la época galo-romana, pero su importancia se incrementó durante la Edad Media y alcanzó su punto culminante en la década de 1890, antes de que sobreviniera la plaga de filoxera de consecuencias desastrosas. Desde entonces, el esfuerzo por revivir los vinos de Auvernia ha sido considerable. Los Côtes d’Auvergne del año y crianzas como Boudes, Châteaugay, Corent, Chanturgue, Madargue y Saint-Pourçain, de la región Bourbonnais, presentan tintos y rosados de cepas de gamay y pinot noir, y blancos elaborados con uva chardonnay. En 2009, Saint-Pourçain consiguió su propia denominación de origen AOP (appellation d’origine protégée/ denominación de origen protegida).