» Seguirnos Facebook Flickr Dailymotion

Armorial-de-Guillaume-Revel-copie-1170x877

Algunos hechos históricos

Al principio había dos ciudades : Clermont y Montferrand, pero en 1630 el rey Luis XIII selló su destino mediante un edicto de unión que dio lugar a Clermont-Ferrand…

De aquella dualidad, hoy en día olvidada, surgieron dos centros históricos distintos. Clermont fue fundada durante la Antigüedad y se mantuvo como ciudad episcopal durante mucho tiempo, mientras que Montferrand fue fundada en la Edad Media a instancias del conde de Auvernia.

La edad media y Montferrand

Durante la Edad Media, el papa Urbano II eligió Clermont para anunciar la primera cruzada en el año 1095. De esta época datan dos obras maestras de la arquitectura: la basílica románica Notre-Dame-du-Port, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y la catedral gótica de piedra volcánica de Volvic, que alberga una admirable colección de vidrieras.

En el s. XII, los condes de Auvernia fundaron Montferrand, a una legua de distancia de Clermont, la ciudad episcopal.
Montferrand fue independiente hasta el s. XVII pero su destino siempre estuvo ligado al de Clermont, a la que un edicto real fechado en 1630 unió definitivamente.

A lo largo de los últimos cinco siglos el lugar se convirtió de municipio condensado alrededor del castillo del conde en ciudad con calles de estructura regular, protegidas por murallas que se extendieron muchas veces. Una ciudad comercial regulada por una Carta Municipal muy liberal, con un centro, Montferrand, que tiene un patrimonio excepcional (casas románicas y de entramado de madera, mansiones góticas y del Renacimiento, iglesias del estilo Languedoc gótico) que le hizo ganar un buen reconocimiento entre los sitios que se tienen que visitar en Clermont Ferrand y en Auvergne.

Cathédrale Notre-Dame-de-lAssomption

Del renacimiento al siglo 18

Clermont fue incorporada a la Corona por Catalina de Médicis y bajo el reinado de Luis XIII un Edicto de unión la vinculó a la ciudad vecina dando origen a Clermont-Ferrand.

Durante el siglo XVI, Auvernia entera se encontraba bajo el poder del rey, pero Clermont permaneció como una ciudad-estado en poder del obispo. En 1551, Catalina de Médicis se apoderó de ella y la integró a la Corona.

La unión de las dos ciudades : una decisión real. Hicieron falta dos edictos reales, en 1630 y 1731, para dar por finalizada esta unión administrativa. Tras la salida de la corte soberana, Montferrand quedó aletargada durante varios siglos, lo cual explica el buen estado de conservación actual de su emplazamiento original.

De hecho, hasta el siglo XX no se llevó a cabo la auténtica unión en una sola ciudad.

grandeseigne 035

Existen varios palacetes, tanto en Clermont como en Montferrand, que datan del Renacimiento, al igual que la fuente Amboise.

En 1623 nació el brillante pensador Blaise Pascal, cerca de la fachada entonces románica de la catedral gótica.

El siglo XVII fue testigo de la implantación de numerosos establecimientos conventuales. Son dignas de admiración la fachada de la iglesia de Saint-Pierre-des-Minimes, en la Place de Jaude, y la antigua universidad de los Jesuitas, el actual Centre Blaise-Pascal. La sala de ceremonias del Hotel de Grandseigne ofrece una rara muestra de decoración ecléctica de la década de 1660.

El siglo XVIII marca un periodo de esplendor para Clermont, que se embellece con las obras de encargo de los señores intendentes de Auvernia. El palacete de Monsieur de Chazerat es un bello ejemplo de la época de la Ilustración.

Siglo XIX

Durante este siglo se urbanizan nuevas calles de acceso a Place de Jaude y se erige además la estación de ferrocarril. En este periodo, se levantan asimismo el Teatro, el Ayuntamiento y otros edificios nobles. Viollet-le-Duc, afamado arquitecto, completó la construcción de la catedral añadiéndole tres arcos y una fachada monumental en el ala oeste coronada con dos agujas.

Opéra-Théâtre de Clermont-Ferrand

Siglo XX

El fuerte crecimiento de la fábrica Michelin ejerció una influencia decisiva en la ciudad. Además de sus emplazamientos industriales, Michelin construyó complejos residenciales en los años 1920 y 1930 para alojar a los trabajadores inmigrados del campo. La población experimentó un vertiginoso crecimiento, de los 50.000 habitantes de 1900 a los 100.000 treinta años más tarde y a los 150.000 de 1962.

En este siglo se crearon barriadas enteras, que incluían, entre otros edificios, iglesias de nueva construcción. El art nouveau y el art deco encontraron sus medios de expresión en edificios, frontales o en los trabajos de forja de los talleres Bernardin. El sanatorio Sabourin, de 1933, es una obra maestra del arte moderno de esta época. Los albores del siglo XXI se han caracterizado por la nueva planificación urbana de la Place de Jaude y el trazado del tranvía “Fleur de Lave”, sin olvidar una mención especial para la École supérieure d’Art (Escuela Superior de Arte) por su gran calidad arquitectónica.